Eusebio: el honor y la Patria
Nacionales

Asistió el Presidente Cubano a la investidura del Historiador de La Habana como Doctor Honoris Causa en Relaciones Internacionales
Asistió el Presidente Cubano a la investidura del Historiador de La Habana como Doctor Honoris Causa en Relaciones Internacionales

Estudios Revolución

A Cuba dedicó Eusebio Leal su más reciente condecoración: Doctor Honoris Causa del Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García (ISRI). «Desciendan sobre mí este día, oh madre, los colores que te hicieron gloriosa y colócame en la frente, para no perecer con la vida, tu estrella solitaria», dijo el Historiador de La Habana ante la bandera de la Patria.

Allí, a los pies de la enseña nacional, depositó Leal «el título y las blancas rosas martianas» que instantes antes había recibido de la rectora del ISRI, Isabel Allende.

En el acto, que tuvo como escenario el Teatro Martí, estuvieron presentes el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo, y los ministros de Relaciones Exteriores y Educación Superior, Bruno Rodríguez Parrilla y José Ramón Saborido, respectivamente. 

Los méritos para conferirle este título al «entrañable Eusebio» son extensos: «Ha sido y es poderoso sustento para la diplomacia cubana», ejemplificó Allende al leer la resolución que confiere el Honoris Causa.

Su trabajo incansable en defensa del patrimonio y los valores de la nación trascienden nuestras fronteras y constituye un destacado y significativo aporte a la consecución de los objetivos de la Revolución Cubana en el plano exterior, agregó la Rectora.

El Elogio a Eusebio llegó en voz de Abel Prieto Jiménez, director de la Oficina del Programa Martiano. 

Resulta difícil imaginar —expresó Abel— qué nueva distinción merecería este hombre tan especial, tan luminoso, con una obra tan extraordinaria, y he aquí que faltaba, efectivamente, este título propuesto por el Instituto Superior de Relaciones Internacionales, que viene a realzar en él unos de los mayores servicios que ha venido prestando a la Patria desde hace muchos años.

«Martiano y fidelista de raíz, su verbo se convierte en látigo ante el enemigo. Mensajero eficaz y siempre recibido de Cuba, mensajero de lo mejor de la cultura cubana, mensajero de la Revolución y de su historia. Eusebio Leal Spengler merece con creces añadir este doctorado a sus otras muchas condecoraciones», reafirmó.

Momentos antes de firmar el Libro de Honor del ISRI, y ser así la primera personalidad en estampar en él su firma, el Historiador recordó las palabras de Fina García-Marruz: «Cuando me olviden los hombres, me recordarán las piedras», cada una de las piedras de La Habana, su Habana, desde donde se presentó ante el mundo como digno embajador.