Ante los problemas de vivienda, sensibilidad y constancia en el trabajo
Nacionales   Visitas Gubernamentales

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, encabezó una reunión de chequeo al Programa de la Vivienda en Pinar del Río, como parte de la visita del Consejo de Ministros a la provincia.
Reunión de la Vivienda 28062019

Estudios Revolución

El principal problema social acumulado que enfrenta Cuba hoy es el tema de la vivienda, que afecta sobre todo a las familias más vulnerables, de ahí que la respuesta más importante que podemos dar como Gobierno es trabajar con sensibilidad y constancia para resolverlo.  

Así lo definió el Presidente cubano, Miguel Díaz- Canel Bermúdez, al encabezar en la mañana de este viernes un chequeo al Programa de la Vivienda en la provincia de Pinar del Río, territorio que incumple sus planes, tiene más de mil 400 subsidios sin terminar desde el año 2012 y alrededor de 9 mil afectaciones de varios huracanes.

Nosotros vamos en el programa de vivienda por detrás del problema,  consideró el mandatario, porque hay muchas afectaciones acumuladas durante años. Pero tenemos que llegar a un momento, agregó, en que se incrementen los ritmos productivos y tengamos viviendas esperando por las personas que las necesiten.

La meta es salir de las dificultades con el fondo habitacional a lo máximo en diez años - dijo - ,  para que, por ejemplo, si un joven se gradúa y quiere formar familia pueda adquirir o arrendar una vivienda. A eso tenemos que aspirar, pero no lo lograremos con los ritmos actuales.

El Jefe de Estado se refirió a la necesidad de continuar creando una base fuerte de materiales para la construcción y la provincia de Pinar del Río tiene ya las capacidades en todos sus municipios para lograr diariamente los elementos que necesita una vivienda. Si este es el primer año de la aplicación de la Política de la Vivienda, señaló, tenemos que demostrar que podemos hacer más que el año pasado.

Díaz-Canel fue enfático con el tema de la documentación que precisan las construcciones, la cual tiene que marchar al mismo ritmo del proceso constructivo e incluso adelantarse, y no siempre se cumple. Cuando se termine la vivienda tiene que estar listo el aval de habitable, aseveró, de lo contrario no se reportará como parte del cumplimento del plan.

Sobre los subsidios, asunto que chequea al dedillo en todas las visitas gubernamentales, reiteró el llamado a la sensibilidad hacia las personas que reciben del Estado los recursos para sus viviendas, a la atención constante de los cuadros y al acompañamiento que necesitan esas familias, casi siempre con problemas sociales y de disfuncionalidad.

En una Célula Básica Habitable, de 25 metros cuadrados, se incluyen dos cuartos, un baño, una sala y una cocina comedor. Es una casa pequeña, dijo el Presidente, pero si se hace bien, después puede ampliarse. Es una vivienda fuerte, no un «llega y pon».

Esas construcciones para los subsidiados, agregó, se levantan en tres meses, porque cuentan el financiamiento y los materiales asegurados, sin embargo todavía la provincia tiene casos pendientes desde el 2012.

Díaz - Canel urgió a los directivos a ponerse en el lugar de las personas que pasan años para resolver sus problemas de viviendas, entre ellos los damnificados por los huracanes que han surcado reiteradamente la provincia, una de las más dañadas del país y que se ha propuesto cuatro años para resolverlos definitivamente. Es cierto que han faltado recursos en ocasiones, comentó, pero los atrasos también tienen que ver con los estilos de trabajo y el chequeo sistemático que se haga.

Otro tema sensible abordado por el Presidente en la reunión fue el relacionado con los pisos de tierra, «que nos tiene que doler a todos porque la Revolución no se hizo para eso». Indicó no detenerse en si son legales o ilegales, sino en la manera de cómo resolverlos totalmente y luego no permitir más violaciones.

Como sucede casi siempre en las visitas gubernamentales, en las que el tiempo se vuelve oro, el Jefe de Estado aprovechó la primera hora de la mañana del viernes para recorrer varias líneas de producción de la Empresa de Productos Lácteos y Confiterías de Pinar de Río, entidad que cumple todos sus planes y diversifica las producciones con un alto impacto en la población pinareña.